martes, 7 de julio de 2015

, , ,

¿Que hago con el don que Dios me dio?

Alfonso Osorio


"Y a mí me ha sido revelado este misterio, no porque en mí haya más sabiduría que en todos los vivientes, sino para que se dé a conocer al rey la interpretación, y para que entiendas los pensamientos de tu corazón."Dn.2:30

Esta es una historia impactante y que revela el corazón que Daniel tenía y es el mismo que todo siervo verdadero de Dios debe tener. Daniel era un joven sabio y tenia un corazón sano para con Dios y aún de el mismo, de su propia identidad.
Cuando el rey amenaza el matar a todos los "sabios" pues nadie podía revelarle ni el sueño ni su significado, es cuando el calibre de Daniel es mostrado. Esta era la oportunidad de hallar favor, riquezas y sacar provecho de lo que Dios le había mostrado. El pudo haberse levantado a si mismo como sabio, y pudo haber permitido que mataran a los demás sabios caldeos, pudo alabarse a si mismo; pero en lugar de ello:
A) No escondió la gracia que Dios le había dado, la usó y gracias a ello, Dios salvó a los demás.
Nunca debemos esconder los talentos, habilidades y aún los dones espirituales que Dios nos dio, pensemos que en realidad nos han sido dados para ser útiles y bendecir, salvar y ayudar a otros. No seamos egoístas o temerosos enterrando lo que Dios nos dio, recuerda esa parábola y que en tu corazón resuenen las palabras "siervo malo y negligente" o " bien buen siervo y fiel".
B) Dirigió la atención de todos hacia el Dios de los cielos que revela los misterios. Dice la Palabra "toda dádiva y todo don perfecto proviene de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza ni sombra de variación" esto quiere decir que si tenemos un don o talento sea cual sea proviene del Padre. Entonces ¿de quién es la gloria? ¿Del autor o del instrumento?
Nuestro trabajo debe ser dirigir toda atención al Padre, de el es la Gloria, no nuestra, es verdad que ese talento esta en mi pero viene de Dios y nunca debo robar su gloria, ni usarlo para enriquecerme, o ser reconocido u obtener beneficios por causa de ello. Noble robemos la Gloria a Dios.
C) No tomo para si el crédito, sino que expresó que el no era mas sabio que los demás. Guardó su corazón en humildad, Daniel reconocía que la fuente de toda gracia es Dios y no nuestra sabiduría o carisma o incluso nuestra mucha oración o habilidad. No somos mejores que nadie, de hecho la Palabra de Dios dice: "ninguno tenga más alto concepto de si del que debe tener, sino más bien estimando a los demás como SUPERIORES a el mismo", !!que tremendas palabras expresó Pablo!!, pero sólo así guardáremos nuestro corazón de la vanagloria.
D) Decidió no sacar ventaja de los dones que le habian sido dados, pues sabía que no eran para su beneficio sino para el de otros. El rey ofreció lo siguiente en Dn.2:6 "Y si me mostrareis el sueño y su interpretación, recibiréis de mí dones y favores y gran honra. Decidme, pues, el sueño y su interpretación."
Pero Daniel había entendido que el propósito de lo que Dios le había dado no era para su provecho. Nota sus palabras
Dn.5:17 "Entonces Daniel respondió y dijo delante del rey: Tus dones sean para ti, y da tus recompensas a otros. Leeré la escritura al rey, y le daré la interpretación."

Dios nos da dones y talentos pero nosotros como Daniel debemos tener un corazón sano con respecto a lo que Dios nos ha dado.
¿Que hago con la gracia que Dios me dio? Lo mismo que Daniel, sea cual sea el Don, sea cual sea el talento no es para tu beneficio, sino para la honra de Dios.
Dn.2:48 "Entonces el rey engrandeció a Daniel, y le dio muchos honores y grandes dones, y le hizo gobernador de toda la provincia de Babilonia, y jefe supremo de todos los sabios de Babilonia."
La consecuencia de que tu engrandezcas a Dios con lo que el te dio, es que Él te engrandece. Recuerda que "el que se humilla será exaltado, más el que se exalta a si mismo, será humillado"
Dios bendijo a Daniel, por causa del don puesto en el. Daniel no buscó la grandeza pero Dios la trajo a el por cuanto su corazón estaba en darle la gloria a Dios.

Dn.5:29 "Entonces mandó Belsasar vestir a Daniel de púrpura, y poner en su cuello un collar de oro, y proclamar que él era el tercer señor del reino."

Share:  

0 comentarios:

Publicar un comentario