viernes, 24 de julio de 2015

, , ,

Somos Gente de Compromiso

Alfonso Osorio


Mt5:14-16
"Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. 1Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos."

Nosotros somos la Luz del mundo, porque Alumbramos, porque les indicamos al mundo el como se vive la vida correctamente, porque les permitimos ver y como un faro ilumina el camino, así nuestras acciones son su guía. 
Y hablando de ese tema de ser guía y luz del mundo, hay un aspecto que yo noto que el mundo ha perdido e incluso no solo el mundo sino aún el pueblo de Dios, es el ser gente de COMPROMISO, la Iglesia de Cristo no puede darse el lujo de perder este rasgo del carácter y naturaleza de Dios en nosotros.

Llamémosle por un momento; ser Gente de pacto.

Compromiso: Es un estado de dedicación personal, obligación de seguir un curso de acción como consecuencia de empeñar la Palabra dada.


1. LLAMADOS A SER COMO DIOS, DIOS ES DIOS DE PACTOS. 

Efe.5:1 "Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados"
Num.23:19 "Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. El dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?"
Gn.22:16 "y dijo: Por mí mismo he jurado, dice Jehová, que por cuanto has hecho esto, y no me has rehusado tu hijo, tu único hijo"

Dios se compromete, la naturaleza de El es de Pacto, a lo largo de la historia vemos como ha hecho pactos con los hombres, y lo mejor de todo es que SIEMPRE los cumple. Si el empeña su palabra, está totalmente comprometido a llevar acabo lo que ha dicho.
Somos a su imagen y de igual manera estamos llamados a comprometernos de la misma manera que él lo hace, un hijo imita a su Padre.

Vivimos en tiempos en los cuáles al compromiso todos rehuyen, no se comprometen las parejas en matrimonio, prefiriendo vivir "sin compromiso",  no se comprometen en contratos legales, ya aunque lo hagan se les tiene que demandar cumplir sus obligaciones, pero el Pueblo de Dios sabe ser comprometido.
En este momento ¿en que compromisos estas envuelto?, ¿eres casado? ¿Has firmado un contrato? ¿Te comprometiste a realizar algo o ayudar a alguien? Pero más importante que en que estás comprometido es; ¿Has cumplido tus compromisos?


2. SOMOS GENTE DE PALABRA 

Stg.5:12 "Pero sobre todo, hermanos míos, no juréis, ni por el cielo, ni por la tierra, ni por ningún otro juramento; sino que vuestro sí sea sí, y vuestro no sea no, para que no caigáis en condenación"

Este versículo se refiere a que no es necesario que jures, ya que debe ser suficiente para los que te conocen el que digas SI o NO sin necesidad de un juramento, porque tu carácter respalda tus palabras. Ser gente de Palabra implica que lo que Digo tiene peso y valor. 

Stg.1:19 "Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse" 

Antes de comprometer nuestras palabras debemos medir hasta donde nos comprometerán por ello debemos ser tardos para hablar porque nuestro Nombre, nuestro carácter debe respaldar con buena fama y con peso mis palabras. 

Prv.22:1 "De más estima es el buen nombre que las muchas riquezas, Y la buena fama más que la plata y el oro. "
Cuando la gente que nos conoce, piensa en nuestro Nombre, ¿pensará en compromiso o en informalidad?, pensará en verdad o en mentira. De que es sinónimo nuestro nombre. ¿Como me conoce las gente? Si no lo sabemos, atrevámonos a hacer un sondeo con tus familiares y amigos y descubrirás la verdad. ¿Estas listo para enfrentarla?


3. SOMOS GENTE DE VERDAD Y NO DE MENTIRA

Col.3:9 "No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos"
Efe.4:25 "Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros."

Los hijos de Dios no mentimos, es una tristeza que existan aún cristianos que no hemos entendido que hablar verdad debe ser nuestro status quo, el cristiano y la mentira no pueden coexistir. Jesucristo dijo que el que practica la mentira es como su padre el diablo, porque el es padre de mentira.
En la mentira hay maldad, por el dese de engañar intencionalmente a otros.
En la mentira hay egoísmo pues solo estamos pensando en nuestro beneficio o en escapar de un problema a costa de el engaño.
Al mentir defraudamos y lastimamos el corazón de Dios y de las personas a quienes les mentimos.
Al mentir nos volvemos esclavos de la mentira hasta convertirla en un estilo de vida.

El creyente esta vestido del cinturón de la verdad, Jesús es el Camino, la VERDAD y la Vida, el cristiano es transparente y verdadero con Dios, con los demás y aún consigo mismo.


4. SOMOS GENTE DE PROMESAS CUMPLUDAS. 

Ecc.5:4-6 "Cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque él no se complace en los insensatos. Cumple lo que prometes. Mejor es que no prometas, y no que prometas y no cumplas. No dejes que tu boca te haga pecar, ni digas delante del ángel, que fue ignorancia. ¿Por qué harás que Dios se enoje a causa de tu voz, y que destruya la obra de tus manos?"

Promesa dada, promesa cumplida, las promesas se toman tan a la ligera, decimos "te prometo que allí estaré" y siempre tenemos una buena excusa, pero no existe excusa cuando tu promesa fue dada. En la antigüedad la gente podia morir antes que faltar a una promesa, pero hoy en día es tan fácil faltar a ellas. ¿Cuantas promesas hemos roto con nuestros hijos, amigos, compañeros y familia? ¿somos gente que siempre tiene excusas? Mejor no prometamos si no cumpliremos porque acarreamos fracaso a nuestra vida. 
No temas prometer, pero solo promete lo que vale la pena y no a la ligera. Cuida con tu vida cumplir lo que prometiste y tu vida sea íntegra.


El ser gente de compromiso es la actitud fundamental para cumplir la misión cristiana en la vida. Sin compromiso es imposible seguir a Cristo. 

Lc.14:25-27 "Grandes multitudes iban con él; y volviéndose, les dijo: Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo. Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo."

El compromiso es lo primero que el Señor nos advierte y además demanda de nosotros para caminar en pos de él, si este, jamás estaremos dispuestos a seguirle pues nos costará nuestra vida, nuestros deseos e incluso economía. Compromiso es la palabra clave del Reino de Dios.
¿Que tan comprometidos estamos con el Señor? 



Share:  

0 comentarios:

Publicar un comentario