viernes, 30 de octubre de 2015

, , , ,

Recursos para ayudar a responder acerca del problema del Mal

Alfonso Osorio


El problema del mal es multifacético, tanto en su forma racional como en su respuesta emocional. Hay momentos en que una explicación razonable será suficiente y momentos en los que un oído comprensivo y sensible es lo que la persona que pregunta necesita.
Por esta razón deseo escribir estos 4 puntos que pueden ayudarte a responder a las preguntas acerca del mal, que muchas veces frenan o impiden que el Evangelio penetre en el corazón de las personas.

No todo el que pregunta u objeta quiere pelear, muchos tienen un verdadero deseo de creer y solo necesitan que les ayuden a hacerlo, que les hagan saber y los convenzan de que poner su fe en Jesús es la mejor decisión, si logramos esto, seremos un medio de salvación y vida.

EL MAL MORAL
¿Por qué un Dios bueno permite que la gente dañe a otros?
Un Dios amoroso crearía un mundo en el que el amor es posible. El verdadero amor requiere que el ser humano tenga la capacidad de elegir libremente; el amor no puede ser forzado, para que sea sincero y real. Un mundo en el que la gente tiene la libertad de amar y realizar grandes actos de bondad y amor, es también, un mundo en el que las personas tienen la libertad de odiar y cometer grandes actos de maldad. No puedes tener uno sin el otro, si no en realidad no existiría la capacidad de elegir libremente, no habría libertad ni amor.

EL MAL NATURAL
¿Por qué un Dios bueno permite terremotos, tsunamis y enfermedades?
Algunos "males naturales" pueden ser las consecuencias de malas decisiones humanas. Dios puede permitir un mal natural como la consecuencia de un proceso natural. Por ejemplo; poblar lugares que no debiesen ser poblados, zonas peligrosas, causes de ríos, etc. La falta de cuidado del medio ambiente, contaminación, basura, etc, han provocado reacciones en cadena de las cuales somos nosotros los únicos responsables al no medir las consecuencias.
Además, Dios puede permitir algún "mal natural" porque desafía a la gente a volver sus ojos a Dios y darse cuenta que nosotros no somos todopoderosos y somos tan frágiles como una hierba del campo. Finalmente, Dios puede permitir algún "mal natural", ya que este proporciona a los seres humanos la motivación y la oportunidad de desarrollar un carácter piadoso, compasivo, misericordioso y lleno de fe y aún de amor por otros. Un mundo como este, requiere que los seres humanos cooperen y coexistan pacíficamente a fin de responder con éxito a sus desafíos.

EL MAL TEÍSTA
¿Puede un Dios bueno comportarse tan mal en el Antiguo Testamento?
Dios es el más grande artista; todo el arte pertenece al artesano. Él tiene el derecho de crear y destruir lo que es suyo, aun cuando esta destrucción puede parecer injusta para el arte. Dios también es el médico más grande; y los planes de tratamiento pertenecen al médico. Él tiene la sabiduría y la autoridad para tratarnos como lo considere mejor, incluso cuando puede que no seamos capaces de entender lo que el está haciendo ante las medidas drásticas que él tome.
Finalmente, Dios es el mayor Salvador. La Biblia describe la existencia humana como eterna. Si hay un Dios, Él esta más preocupado por nuestra existencia eterna que por nuestra comodidad mortal. Él está más preocupado por salvarnos por toda la eternidad que tratar de hacer nuestras vidas mortales muy cómodas.

EL SUFRIMIENTO
¿Por qué un Dios bueno permite el dolor y el sufrimiento?
Un buen Dios valora más el carácter que la comodidad. Las comodidades son temporales, pero el carácter trasciende el tiempo. Lamentablemente en el ser humano, el carácter se desarrolla mejor como resultado del dolor y sufrimiento temporal, hasta que algo nos produce dolor es cuando lo aprendemos, las lágrimas graban las lecciones en el corazón.
Además, un Dios eterno entiende que el amor es el equilibrio perfecto entre la misericordia y la justicia. No podríamos decir que amamos a nuestros hijos si no nos preocupamos lo suficiente por su futuro y los disciplinamos por su propio bien, aunque la disciplina para ellos y aún para nosotros sea dolorosa.
Por último, un Dios eterno ofrece a los seres humanos una existencia eterna, no solo temporal. Nuestro deseo de felicidad, el amor, la misericordia y la justicia no tiene por qué ser satisfecho solo en esta vida temporal; todos estos deseos pueden y serán satisfechos en la eternidad. Por tanto, Dios puede permitir un cierto nivel de dolor y sufrimiento porque sabe y nos ha comunicado en su Palabra la fugacidad, de nuestra experiencia terrenal que no se compara dice su Palabra a la Gloria venidera.

Estas breves respuestas pueden ayudarnos a responder esas preguntas que siempre surgen en defensa de la fe pero debemos estar dispuestos a escuchar pacientemente, interactuar y considerar la profundidad de las preocupaciones de la gente que pone estas objeciones. La meta es convencerlos y persuadirlos de poner su fe en el Dios que nos creó, en el Dios de la Biblia.
Share:  

0 comentarios:

Publicar un comentario