jueves, 28 de abril de 2016

, , ,

¿Cómo puede un Dios de amor enviar gente al infierno?

Alfonso Osorio



Muchas personas piensan que simplemente no parece correcto que Dios condene a algunas personas a un lugar de fuego y de condenación. Dios es amor, y la idea de castigar eternamente no encaja con eso, ¿verdad? Entonces, ¿Cómo puede un Dios de amor enviar gente al infierno?
Para empezar, será de gran ayuda entender que es el infierno.


Que dicen las Escrituras.

Jesús se refiere al infierno como un lugar donde hay fuego,  (Marcos 9:48). 
Al mismo tiempo se refirió a ella como un lugar de "tinieblas de afuera" (Mateo 22:13). Jesús utiliza a menudo metáforas en sus enseñanzas, y aquí estaba dando una figura de la naturaleza indescriptible del infierno.

Pablo lo describe como un lugar "fuera de la presencia del Señor y de la gloria de su poder" (2 Tesalonicenses 1: 9 NVI). 
Trate de imaginar un lugar alejado de Dios. Un lugar sin él es: un lugar sin amistad, sin amor, sin alegría, sin paz, sin belleza, sin satisfacción, sin aceptación, sin afecto, sin risas, y todo lo demás que se llama bueno. Eso sería el infierno, literalmente. Un lugar vacío de todo lo que Dios es sería un lugar de eterna soledad, un lugar llamado infierno. 
Creemos que cuando dijo "tinieblas de afuera" Jesús se refirió a una ausencia total de seguridad, ausencia de paz y un lugar lleno de temor e inseguridades juntamente con una soledad eterna, la cuál sería la fuente de angustia indescriptible.

Del mismo modo, el fuego eterno, describe el tormento del alma. Consumirse en vida y nunca terminar. 
Jesús dijo que es un lugar donde el gusano no muere. Mr.9:44 se refiere a un lugar de eterna descomposición moral, espiritual y un egocentrismo perpetuo, culpa eterna y remordimiento eterno por no haber elegido correctamente. Sabemos cómo el egoísmo y la auto-absorción conduce a vivir en amargura, la envidia y ansiedad, y a tener pensamientos tormentosos pero imagine esto por la eternidad. 

El deseo de Dios.

El infierno es, pues, un lugar ausente de Dios, que es la soledad absoluta. El infierno es un lugar de perpetua culpa y tormento emocional, mental y espiritual. Es difícil imaginar la angustia de un lugar como este, la soledad absoluta de muertos vivientes. Sin embargo, ¿un Dios de amor envía gente a ese lugar?

La Escritura deja claro que Dios "no quiere que ninguno perezca, sino que todos se arrepientan" (2 Pedro 3: 9). Él ama a todo el mundo y murió para que pudiéramos experimentar su presencia y toda la alegría y la bondad que trae. Pero no nos obligará a amarlo y a disfrutar de una relación con él. Así que en realidad, Dios no envía gente al infierno; hacen una elección libre para rechazarlo. No obliga a nadie a una relación con él. Y los seres humanos quedan en libertad de elegir aunque sus consecuencias pueden ser extremadamente negativas. Y cuando la gente elige servirse a sí mismos en lugar de servir a Dios, en realidad eligen un lugar vacío de amor y lleno de amargura llamado infierno.
Por eso Jesús dijo en Lc.9:24 con tanta razón que "el que quiera salvar su vida la perderá" porque la elección de servirnos a nosotros mismos comienza aquí y termina en el infierno.

C. S. Lewis dijo: "Todos los que están en el infierno lo eligen ... La puerta del infierno está cerrada por dentro." La gente toma la decisión de servirse a sí mismos, ya que es incómodo para ellos servir a Dios y a los demás. El Cielo, donde reside Dios es un lugar de culto perpetuo y servicio a él (ver Apocalipsis 4). Una persona que ha optado por una vida centrada en sí misma no toleraría el cielo.

El infierno no es el lugar donde Dios quiere que alguien termine. Pero Él no forzará a que lo elijan. Simplemente se ofrece a sí mismo como salvación de una eternidad sin él. "Yo soy la resurrección y la vida", dice Jesús. "Los que creen en mí, aunque mueran, vivirán de nuevo. Se les da la vida eterna por creer en mí y no morirán jamás "(Juan 11: 25-26 NVI).

En conclusión

El Dios amoroso no envía a nadie al infierno, en realidad nosotros lo elegimos. Por causa de su amor nos facilita la elección pero aún así la gente sigue optando por las consecuencias infernales en lugar de las celestiales.
Share:  

0 comentarios:

Publicar un comentario